"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

jueves, 9 de diciembre de 2010

Cuarto de Prosa - Magia

Mauricio Spensieri no será recordado gracias a su magia, sino por el increíble  truco del cambio de cuerpos. Ferviente admirador de la revista Nippur de Lagash, halló en un ejemplar el aviso de enseñanza: Magia por correspondencia. No lo dudó, envió la carta y a vuelta de correo recibió el primero de una serie de 32 cuadernillos del curso a distancia.
        
Su juventud y habilidad, sumadas a una increíble tenacidad, lo hicieron comenzar en el mundo profesional de los magos. Algunas fiestas infantiles, despedidas de soltero y actuaciones en el club social de su querida ciudad  Sunchales, fueron marcando el camino hacia los más grandes festivales de magos a nivel nacional. De los trucos con cartas y la tele transportación de monedas pasó al de los pañuelos con colores cambiantes, luego siguió la soga cortada que permanece intacta. Después de la aparición de conejos llegaría el acto que marcaría su vida: el cambio de personajes. Trabajó meses en la preparación de este número siguiendo paso a paso todos los detalles del cuadernillo 32. Consiguió la combinación exacta de espejos, la ubicación angular de los mismos y otros detalles que no hacen a esta historia. Sí es importante identificar a las protagonistas en el espectáculo: Silvana (su pareja en la vida real) y una paloma. La mayoría de los magos utiliza a una mujer en una jaula a la cual cubren con un lienzo rojo para luego descorrerlo y dar lugar a la aparición de un tigre, pero a Spensieri el dinero no le alcanzaba para un animal de ese tamaño, y es posible que ni siquiera pudiese alimentarlo debidamente en caso de adquirirlo.
        
En mitad de aquellos preparativos llegó la invitación para participar en el Hotel High Life, de Las Vegas. Lo cierto es que Spensieri decidió, con poco ensayo previo, poner en marcha el acto en su primera presentación en el High Life Hotel. Aquella noche, mientras desarrollaba su rutina ante un público no demasiado entusiasta, Mauricio no dejaba de pensar en el “Grande Finale”. Aprovechó que las luces bajaron tenuemente para secarse la transpiración y buscar relajarse. Convocó a dos supuestos ayudantes del público -en verdad empleados del hotel con los que había ejercitado la posición de cada uno de los espejos- y comenzó su actuación.  Un movimiento aquí, otro allá, la mano en el aire,  música, un espejo se mueve mal. Spensieri lo advirtió pero era tarde, debía quitar el lienzo rojo; aunque comprendió que estaba a un paso del ridículo se lanzó de lleno al vacío del éxito, cerró los ojos y sintió el estruendo del aplauso. En la jaula no estaba la secretaria sino una coqueta paloma. Ignoraba cómo el truco había resultado sin que los espejos estuviesen correctos. Saludó y estiró la mano buscando a su secretaria para recibir juntos el aplauso pero ella no apareció. Mauricio se extrañó de la ausencia pero, tan eufórico por la respuesta del público, recogió los brazos sobre el pecho y se dejó cubrir por los cortinados. Mientras dos asistentes juntaban los trastos de la actuación el mago buscó desesperado a su secretaria, hasta que por fin advirtió que no había dos palomas en la jaula y una de ellas lo miraba con odio profundo. Cuando se acercó escuchó en ese extraño sonido que tienen las palomas para comunicarse:

- ¡Ahora volveme como era!
- Silvana, ¿sos vos? –preguntó aún incrédulo.
- Sí, ¿quién voy a ser?

         Nervioso, Spensierie sacudió sobre la paloma una y otra vez su varita mágica, pero nada obtuvo. La paloma Silvana se inquietó, infló el pecho e hizo volar plumas.

- ¿Y? ¿Qué pasa? ¡Vamos!

         Él se encogió de hombros. Pasó la noche revisando la cartilla 32; salvo el error del espejo no encontró motivo para lo sucedido. Envió cartas y telegramas a la agencia que le vendió el curso; mientras aguardaba la respuesta, soportó las continuas quejas de Silvana, que no paraba de recriminarle lo sucedido. Intentó discretamente consultar con otros magos sin dar demasiados detalles. Nadie supo de soluciones. Quince días después recibió en su habitación del hotel High Life una carta del curso de magos a distancia. Palabras más, palabras menos, le recordaban que en el mundo de la magia los accidentes son irreparables, y que en la página dos del primer cuadernillo se hacía hincapié en que no se intente llevar a cabo ningún truco con seres vivos. “¿Por qué no usó usted un peluche, que implica menor riesgo?”, marcaba la misiva en uno de su párrafos, y luego agradecía a la Divina Providencia, “que no se le haya ocurrido realizar el truco del corte de partes con la secretaria, sino estaríamos en verdaderos problemas. Usted por impresentable y nosotros por ofrecer este insensato curso de magia”. Luego brindaba los detalles de la única solución que ellos encontraban. Spensieri siguió al pie de la letra todo lo informado. Vendió a Silvana a un colombófilo y volvió a la ciudad de Sunchales. Hizo otros cursos por carta, pero menos riesgosos, como el de plomero y electricista. Cada tarde va hasta la plaza del pueblo a mirar las palomas, sospechando si todas ellas algunas vez fueron secretarias de magos que hicieron cursos a distancia y viven esperando poder volver a ser humanas.

®
Ruma

8 comentarios:

  1. Que buen relato!!!

    Bien escrito!!

    Me gustò.

    Excelente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo relato,
    quién sabe lo que
    pasa tras las bambalinas.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. jijijiji...que buenooo, sera posible entonces? a seguir practicando !
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy bueno!!
    Una historia que se lee con una sonrisa. Mirá que he leíado a Nipur tantos años y nunca vi ese anunció, menos mal....

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Para variar me encantó. Me gustó el "toque" del final. Ahora, cuando vaya a una plaza en la que habiten palomas, no dejaré de pensar en Spensieri y Silvana.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena historia! Muy amena, ágil y bien escrita. Los cuentos de magos siempre atrapan, jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ups!!! se le fue la mano con los cursos!!, pobre Silvana devenida en paloma!!!, o quizá dichosa de ella, tal vez su deseo fuese volarrr!
    Placer , grato placer. Nana.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger