"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

jueves, 13 de mayo de 2010

Cuarto con ventana al parque...-Asilo para personajes inacabados

Pese a que iba en contra de mi voluntad, el lugar no me disgustó, por el contrario, el parque enorme y su arboleda daban al que llegaba esa sensación de extraña tranquilidad.
Una empleada me esperaba para llenar los papeles. Sentí escozor al leer el membrete: “A.P.P.I”.
-  ¿Nombre?
- No tengo, el autor no lo especificó.
Me miró con lástima.
-  ¿Última ubicación?
- ”El juego de Cristina”.
-  ¿Desempeño?
- Asesino.
-  ¿Motivo por el cual solicita su admisión?
- El autor también omitió explicar si fui aprehendido o si continué con mi vida “normal”, digamos...
- Ajá...
Dos o tres preguntas de rigor y con amabilidad me señaló la galería de personajes inacabados, donde esperaría hasta que arreglaran una habitación, rutina que sabía de memoria, pues varias veces tuve que terminar aquí, pero claro, siempre era la primera vez.
No pude creer la multitud que allí había. Estaba la pareja enamoradísima que vivió feliz “for ever after” pero no se sabe en dónde ni con qué se mantenían, el enfermo que desapareció en mitad de la historia (obviamente occiso, pero en ningún lado lo decía), dos diablos gemelos que no tenían idea si debían volver al infierno... En fin, toda una serie de personajes a quienes sus autores, igual que a mí, habían dejado sin explícitas descripciones dentro del cuento.

En la galería enfrentada estaban los que saldrían a la brevedad, pues ya algunos autores estaban escribiendo sobre ellos. Los observé con cierta envidia.
Me senté en una de las reposeras y divagaba sobre mi último desempeño cuando escuché un diálogo bastante familiar:
-  ¿Qué hay, Jack?
- Nada nuevo, Fernández.
Siempre las charlas comenzaban así. Jack era el que primero se levantaba dentro del asilo y ganaba el mejor lugar en la galería. Constantemente limpiaba el orificio de su sien tratando de remover la sangre seca. Fernández llevaba como huésped mucho tiempo, su único desempeño conocido fue el de portero de un edificio que se desplomó totalmente. No sería fácil conseguir otra historia donde tuviera cabida.
- Un autor que se precie de tal, un Chesterton, un Cortázar, por ejemplo, no dejaría ciertos aspectos del personaje exclusivamente a la imaginación del lector, porque figúrense ustedes que hay de todos los estratos intelectuales, y sería sencillamente contraproducente que la obra en cuestión se viera manchada con las veleidades de cualquier... Mediocre, corto de sesera, digamos, aunque no es mi intención menospreciar.

Piríscafo, el “filósofo” del grupo, a quien nadie soportaba por sus comentarios ridículos y mucho menos invitaba a una conversación, pero eso no era impedimento para que él atosigara la paciencia ajena con sus “profundos” aportes. Llevaba más tiempo de estadía que ningún otro.
El que siempre traía chismes era Walter, un invisible que jamás tuvo otra participación, por ende, con las consabidas consecuencias.
- Anoche volvió a pasar -largó nervioso.
- ¿Qué cosa sucedió, lo del Doctor y el monstruo ese? -interrogó Jack, rascando su herida.
- Sí, gritaba " Tú me robaste el nombre, monstruo".
- Pobre Dr. Frankenstein, es verdad, nadie lo recuerda. Pero al menos no terminará como el flaco de barba -dije irónico.
- ¿Cuál, el Quijote? -preguntó Walter. Asentí– Sí, fue terrible cuando descubrió que la frase que había memorizado por años no era de él. Pobre, tanto "ladran Sancho" y no estaba en ningún párrafo.
- Una desgracia -sentencié- Jack, ¿vos recordás tu frase?
- ¡Cómo olvidarla!
- ¿Cuál era?
- ¡Cómo olvidarla!
- Si, entendí, pero...
- ¡Cómo olvidarla! -gritó Jack- y luego tomaba la 22 y me volaba los sesos. Por eso este agujero. Cómo olvidarla era la maldita frase.
- La mía fue "ha llegado tu hora" -dije- perfecta para un asesino de la mafia, lástima que hoy en día los criminales matan con balas y no con sogas.
Ami, el personaje de la novia abandonada, vagaba por el jardín con el ritmo de quien va al altar. Llevaba un ramito de jazmines agonizantes y movía los labios recitando su parlamento. Si uno le hablaba, ella decía "¿A mí?" De allí el apodo. Luego reaccionaba y lanzaba sus líneas "te esperaré toda la vida".
- Es inconcebible que un autor como Hans Christian Andersen hubiera omitido semejante dato. Tuvo que haber un error de impresión, ¡la filiación del Patito Feo es indispensable! ¿Cómo puede ser posible que en ninguna parte del cuento aparezcan los nombres de los padres, o por qué lo abandonaron? No, fue un error de impresión, sin dudas, ¡qué inoperancia! Está visto que no se debe delegar la propia creación, dejarla en manos de necios, incultos obreros. ¡Con tamañas negligencias, los críticos jamás veremos enaltecida nuestra sacramental tarea!
Los pensamientos de Piríscafo y su afectada aristocracia terminaban por provocarnos carcajadas.

Llegó la recepcionista portando una carpeta lila fluorescente a la que parecía acunar entre sus senos. Carraspeó intentando que el silencio se apoderada del sitio. Por unos segundos quedó sólo la voz del filósofo tronando en el eco.
-Por favor, no me van comparar, por ejemplo, a Shakespeare, que, aunque amargado, no escatimó en detalles para sus personajes, con el superfluo de Coelho, no tiene... Perdón.
La mujer hizo un gesto malhumorado y dijo:
-Aquellos que nombre, prepárense, pues ya hay autores que los necesitan. Araujo, el fantasma impostor; Piríscafo (sí, alguien había escrito para un personaje como él, increíble, un ensayo con título por demás elocuente: “El poder de la crítica sin base sólida”) Dorita, la vecina chismosa...
La lista continuó. Jack miraba a Ami.
- ¿Cómo olvidarla, verdad? -le comenté.
- Jajaja, Ami jamás se fijará en mí -dijo con ojos tristes- ¿Jugamos backgamon?
- No sé cómo se juega -respondí.
- No importa, aprenderás, quizá tengamos mucho tiempo aquí adentro... ®

 
Jeve y Ruma

11 comentarios:

  1. Ja ja, divertido relato, me hace recordar a "Seis personajes en busca de un autor" De vez en cuando sería bueno pensar a dónde van a parar los personajes una vez que los usamos. Surge toda una indagación fantástica, ni hablar de aquellos que, debido a la intertextualidad de este mundo, son evocados constantemente, ¡capaz hasta tienen estrés!
    Saludos aguja, y compañía, un gusto pasarme por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, che. Me encantó lo de "El poder de la crítica sin base sólida". Como siempre, pondero las fotografías... y sus etiquetas.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Que bueno, buenísimo!!
    Los felicito, un relato con sabiduria, el lector se mete de cabeza en la trama y va imaginando cada personaje.Repito:¡muy bueno!

    Alejandro

    ResponderEliminar
  4. coincido, un relato en que Pirandello pecó de pobre y mezquino! genial!!!
    abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy original. Estoy dubitativo. No sé si elegiría la muerte del personaje o su internación en aquel lugar.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Holissss , me pareciò muy bueno , me lo comì hasta el final , ha sido un gusto pasar.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la historia que se lee con una sonrisa en la boca. Extraordinaria fluidez de la prosa. Felicitaciones :)

    ResponderEliminar
  8. Muy buena historia. personajes inacabados no se me hubiera ocurrido. Menos mal que a ustedes, si se les ocurrió y quedo redondo.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo, muy ingenioso, pero me pregunto si ese lugar adonde van a parar los personajes inacabados no sería conveniente que se tratara de un neuropsiquiátrico especializado en casos de esquizofrenia. ¿No es acaso cada lector el que se apropia de los personajes y los interpreta a su manera y termina de completar lo que el autor omite acerca de ellos? No pretendo deslindar responsabilidades, pero al fin y al cabo son los lectores quienes condenan a los personajes a sufrir múltiples personalidades y a vivir infinitos destinos posibles y de manera simultánea. Pese a todo, a no quejarse; también son ellos quienes los mantienen vivos.

    ResponderEliminar
  10. Tal vez muchos somos personajes inacabados y estamos aquí a a espera deque algun escritor nos rescate.Excelente .
    shosha.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger