"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

viernes, 16 de julio de 2010

Cuarto de Prosa - La teoría de Kron

            Debe ser por el viento, me dice Kron y le da un nuevo mordisco a la manzana. Hundo la cabeza entre los hombros buscando algo de calor; es una madrugada fría, el rocío se hace escarcha sobre las calles. Kron es calvo, no sé cómo soporta la temperatura tan baja. Camina erguido, las manos libres (yo las llevo en los bolsillos), el camperón abierto. Vamos a pasos largos y a veces el abrigo de él se abre dejando ver su “nena”: una Siga Sauer P220.

            Tengo ganas de fumar pero el simple hecho de pensar en sacar las manos al aire helado me quita cualquier voluntad. Kron me mira y retoma la idea. ¿Vos no crees que tenga alguna relación con el viento? No sé si su teoría es cierta, hago un movimiento con la cabeza indicando que debemos doblar. ¿Por qué decís que es el viento? Pregunto y  con disimulo tanteo mi arma. Cuando salgo para hacer mi trabajo nunca la olvido, a diferencia de Kron, no la trato como a una dama. Es necesario asegurarme de que ella esté allí, con el gatillo celoso. Llego a tocarla tres o cuatro veces por minuto. Nunca me puse a pensar qué sucedería si al buscarla no la encuentro.

            Kron muerde la manzana. Con la boca llena dice ¿querés otro ejemplo? ¿Te acordás del polaco Szmuda? Digo que me acuerdo. Él sigue como  si no hubiera escuchado la respuesta. Era un tipo de pelo muy corto, tenía cara de cincuenta años pero había cumplido veintisiete o veintiocho, no mucho más. Cuando se juntaba con el padre parecían de la misma edad. De chicos tienen cara de viejos los europeos de esa zona. Miroslav no era polaco, era eslavo, digo. Dice, sí, ¿y? Es lo mismo, insiste, para mí debe ser el viento. Miroslav tiene la misma cara del polaco, igual.

            En esta calle el frío se siente con mayor intensidad, puede ser porque estamos cerca del río, sin paredones que nos protejan. ¿Y el viento qué relación tiene con eso?, pregunto.  Debe soplar muy fuerte, dice, entonces a la gente ya de muy pibe los jode y les obliga a poner cara enojada. Kron mueve los músculos del rostro, parece estirar su quijada, procura imitar el gesto de Szmuda o de Miroslav. Como mimo no llegaría muy lejos, con este trabajo tampoco.

            Lo miro sin reírme, no suelo estar de ánimo cuando tengo que usar el arma. Íntimamente creo si en el momento de disparar estuviera feliz, no podría matar. Y el instante está llegando.

            Kron sigue hablando sin interesarle mi forma de mirar. Por esto tienen caras de viejos sin importar los años. Le quito la vista de encima y pienso que sea el rostro que sea, el trabajo está marcado y debo terminarlo. Digo, es acá. Kron se para delante de mí buscando reconocer el sitio. Es tal como lo planifiqué, tengo su nuca limpia a menos de un metro. No puedo errar el disparo, ahora todo se resume a una cuestión de coordinación. Saco el arma y, antes de que Kron reaccione,  la bala le hace un agujero chiquito en la base del cráneo y él se derrumba. Olvidé decirle que el dinero no sabe de edad, de polacos, eslovacos y mucho menos del viento.


®

Ruma

10 comentarios:

  1. La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. ¿O se tratará de la muerte, esa que se transita en vida?

    ResponderEliminar
  2. La misma crueldad despojada de codigos que los grandes rusos, tal vez R.Arlt este a la altura de este cuento, odio comparar y sin embargo no encuentro la forma de decir: Grandioso!

    ResponderEliminar
  3. Ruma, estupendo relato negro; me ha gustado mucho. Un acierto el anteúltimo párrafo. Felicitaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Me sorprendió!
    Despues de los dedos fritos, este cuento es para niños. Muy bueno. Un desarrollo de relato que va llevando al lector a imaginar algo... sin llegar a lo que es el final.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Wow, estremecedor. Mis felicitaciones, Ruma.

    ResponderEliminar
  6. Chicos, cuando tengan algo de tiempo -y si quieren, claro- pasen por aquí.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Coincido , estremecedor !! felicitaciones niña .
    Saludingui
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  8. Un asesino a sueldo. Y que bien enfocado, con una frialdad que mata y mata con todo. Excelente historia.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  9. qué oficio, amigo... buenísimo... un placer leerte. mi saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hello,

    good to be here, and visit through your good job of your nice site.

    by the way, could you exchange my site?

    this is my site:
    http://www.khmergay.net/

    I do hope you would not mind to exchange link with me

    best regards,
    Khemrgay.net

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger