"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

miércoles, 11 de agosto de 2010

Cuarto de Prosa - 143

De regreso de su viaje por Oriente, el señor J trajo semillas del árbol de la mujer. Tres meses después de plantarlas en el jardín, un árbol comenzó a crecer y a dar sus preciados frutos: dulces y deliciosas mujercitas. Cuando el señor J veía a las damas en edad justa, las arrancaba y las disfrutaba.
Murió tres años después de aquel viaje; en el jardín aun hoy en día, caen mujeres muy maduras o se secan allí, aguardando ser cosechadas por algún hombre. ®

Ruma

8 comentarios:

  1. che que bueno!!... un placer pasar por aquí. mi saludo

    ResponderEliminar
  2. Avisá cuando esté a la venta el árbol de hombres, jaja
    Buena ocurrencia

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Muy bueno!!

    Jeve que imaginación prodigiosa. ¿No habra un árbol de hombres?

    Un beso.

    mariaorsa

    ResponderEliminar
  4. Que triste que tengan que esperar a ser cosechadas! Cuantos deben estar averiguando en donde conseguir esas semillas...
    Que buena historia.
    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno. Me recordaste una canción tan vieja como yo:
    "Y la cosecha de mujeres nunca se acaba."

    Saludos.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  6. Muy Bueno !! aunque triste que demoren en darse cuenta cuàndo una Mujer està lista para ser cosechada.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  7. Fueron muchos los años y caminos recorridos por G. Nunca una respuesta, jamás una sorpresa. Mucho menos una razón por la que sostener la existencia. Un día bajó los brazos y se dispuso a morir.
    A pesar de su terminal decisión, en G estaban intactas las esencias de la vida. Uno no muere, por propia decisión, en cualquier sitio. Morir es un acto trascendente, superior al nacer. Nadie elige nacer. Todos pueden elegir morir.
    Tuvieron que pasar más años y caminos hasta que G encontrara su lugar, el de su muerte. Y fue en el jardín de J, curiosamente abandonado, misteriosamente intacto, con sus frutos omnipresentes.
    Cuando el instante final estuvo allí, la conoció. Ya nada fue igual.

    ResponderEliminar
  8. Linda prosa, che! Ojala no haya ningún señor J que la arranque del árbol de la escritura.

    Abrazo!

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger