"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

martes, 6 de marzo de 2012

Cuarto de Prosa -Mala lengua


 
Al principio no le dio importancia –como a todo- pero dos días después su lengua se había agrandado el triple. Esto no estaba bien. No podía hablar, comer, tomar… Decidió ir al médico.
A Elvira, después de cuarenta años de matrimonio ininterrumpido, no le asombró el silencio de Pancho. Chau, le dijo cuando lo vio salir. Él saludó con la mano.

Ya en el consultorio, le mostró al doctor su padecimiento.
-¿Le duele?
-nnnn….
-Ah, mi amigo… Se me va a hacer estos análisis. Y escribió en el recetario. Nada más, es que el servicio médico por obra social consta de quince minutos para cada paciente.
Dos días después, Pancho volvió con los estudios.
El médico los miró con el ceño fruncido.
-¿Le sigue doliendo?
-nnnn…
-¿Comió algo que le pueda haber hecho alergia?
-fffff….nnn…
-¿Está tomando medicación?
-pfff!!
-Bueno, esa es la de siempre. Mire, mi amigo, usted no tiene nada orgánico, esto es estrés. Vaya tranquilo, me toma esta pastillita, no me come nada fuera de su dieta habitual y tampoco me tome demasiado alcohol, esto se lo digo por su presión alta, no por la lengua. Se me relaja lo más que pueda y listo. En quince días me viene a ver.

Durante esos quince días no hubo cambio, la lengua de Pancho estaba apresada en su diminuto departamento lleno de muebles artificiales. Le dolía la mandíbula por tener que aguantar semejante peso. “Estrés”, pensó. ¿Y de dónde? Hacía dos años que estaba jubilado, vivía sin obligaciones, se levantaba temprano, daba de comer a las gallinas, arreglaba el jardín, leía la parte de deportes en el diario… ¿Cuál de todos estos menesteres podría estresarlo? Ni siquiera discutía con Elvira.
Sus hábitos comenzaron a cambiar: ya no salía por las tardes a conversar con los vecinos, no iba a comprar el pan por la mañana. Elvira, después de cuarenta  años de matrimonio ininterrumpido, no se asombró.
Pancho estaba triste. Haber dejado el truco de los jueves en la sociedad de fomento, terminó por estresarlo de verdad.

Una tarde, para paliar un poco el desencanto de la vida, salió a caminar.
-¡Tío!
Germán corrió hacia él.
-¿Cómo andás, tío, todo bien? ¿La tía? ¿Las gallinas? ¿Qué me contás de la paliza que le dimos a River? ¿Te enteraste de lo que le pasó al gordo Esteban? Pobre tipo, pero bueno, a cada chancho le llega su San Martín, ¿nocierto? La verdad es que el tipo es un hijo de puta, se lo tiene merecido, ¿vos qué opinás?... Tío… ¿Qué te pasa?
-dddddmmmfffff.
-¡Carajo! ¿Y eso? ¡Tenés la lengua de una vaca!
-¡mmmpltd!
-Bueno, perdoname… ¿Fuiste al médico?
-¡¡mmmsssfddds!!
-Ajá… Escuchame, vamos a lo de la Gumer, no perdés nada.
La Gumer era una vieja que oficiaba de curandera. A Pancho le daba escalofríos, soldado cobarde, que le dicen. Germán lo llevó a la rastra.
-No seas cagón, tío, qué te puede pasar. Peor no podés estar, ¿nocierto?

La Gumer le hizo abrir la boca y observó durante eternos minutos.
-Es la culebrilla -dijo.
-¿cccdddjjj?
-¿Se cura? -Preguntó Germán.
-Sí, se tiene que pasar la panza de un sapo macho por la lengua, durante siete noches seguidas. En quince días me viene a ver.
-¿¿hhh??¡¡¡¡ ¿¿Prrrssfsdddsttnnnlcsssss??!!!!
-Bueno, si no quiere curarse es cosa suya.

-Dale, tío, qué te cuesta, yo te consigo el sapo, no te preocupes, esta noche te lo llevo –consoló Germán mientras lo dejaba en la puerta de su casa.
Pancho se sintió más estresado que nunca. Entró sin una palabra. Elvira, después de cuarenta años de matrimonio ininterrumpido, no se asombró.

A la noche llegó Germán, todo misterioso. Saludó a su tía y preguntó por Pancho.
-Está afuera, debajo de la parra, escuchando la radio.

-Te traje el sapo, tío –dijo mostrándole una bolsa movediza.
Pancho la miró con repugnancia.
-Acordate de guardarlo para que no se escape. No fue fácil encontrar un sapo, viste que ya casi no hay. Me voy porque me da impresión.

Perdido por perdido, Pancho tomó coraje después de tres horas. Fue al baño, se puso delante del espejo, sacó el sapo, abrió la boca, cerró los ojos y comenzó a sobarse la lengua con el animal. Elvira justo pasaba hacia la cocina cuando notó la luz encendida del baño y la puerta abierta. Vio cómo Pancho lamía el sapo. Después de cuarenta años de matrimonio ininterrumpido, no se asombró.®


Jeve

11 comentarios:

  1. jajaja, pucha será que el paso del tiempo, crea semejantes brechas en la comunicación.
    Muy bueno
    shosha

    ResponderEliminar
  2. mecachoendiez, lamer un sapo y na, que la mujer está curada de espanto
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajaja!! que bueno.

    Despues de tantos años, se ha visto todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y es que lo muy conocido por ser tan conocido es desconocido. Terrible.

    Saludos.

    Estaré ausente por tres días, sin Internet por cuestiones técnicas.

    ResponderEliminar
  5. guau... mi querida... cada día mejor... con ese aire del absurdo y humor... mi saludo, de reverencia.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Muy bueno!!

    Pobre tipo, no podía pasarle nada peor. Buenísima historia.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Como Gregorio Samsa en la metamorfosis de Kafka. La indiferencia mata

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo el cuento, Jésica. ¿Sabrá don Pancho que la lengua ancha suele ser de hipotiroidismo muy muy avanzado? Bueno, aunque en ese estado de hipotiroidismo ya habría dejado por sí solo de hacer las compras, jugar al truco, ver los partidos, etc. etc.
    A lo mejor nada más quería llamar la atención de la esposa, misión imposible ésa. Creo que ella tiene la cura, nada más que a don Pancho no se le ocurre preguntárselo, porque después de tantos años, cree conocerla muy bien! jaja. ¡Bueno, las interpretaciones son libres! Sobre todo en cuentos con tanta apertura interpretativa.
    Me encantó.

    Un beso grandote

    ResponderEliminar
  9. Fantàstico Jesica... desde el humor y la ironìa, sin perder nunca la dinàmica y la precisiòn en el relato, vas llevando al lector por un paseo atrapante que invita a la reflexiòn en muchos recodos del camino.
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  10. Excelente. Si algo queda luego de cuarenta años de "matrimonio ininterrumpido" seguramente no es asombro. Un beso!

    ResponderEliminar
  11. quizás se produjo una trnasferencia
    el quería estar bien, la rutina ignora las palabras aún cuando no son escuchadas necesitan salir
    y entrar en el otro
    mucho para reflexionar, incluso la acotación de la obra social , tan real en lel lampazo que es una entrevista..
    cariños

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger