"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

jueves, 31 de marzo de 2011

Historias del reloj -Un viejo testigo

Introducción:

 
Otra vez. Aunque lo niegue, es evidente que se siente cómodo en este lugar. Maestro lo conoce bien y sabe que son sólo caprichos, por eso ya no lo envuelve –cuando debe entregarlo- en papel de seda, como corresponde. Este afán de protagonismo nos causa gracia –de ninguna manera es responsabilidad de Maestro que él regrese-, lo comprendemos, lo consentimos quizá; es joven, apenas tiene cincuenta años, comparado conmigo  es nada más que un giro de cuerda y creo que exagero. Pero este visitante frecuente no es el motivo de la historia, así que lo dejaré de lado, que de él se ocupe Maestro.



¡Si sabremos del tiempo Maestro y yo! También sabemos que él debería descansar, los tic-tac de su corazón no están rítmicos, algún engranaje habrá comenzado a funcionar mal, eso sucede por el desgaste y llega un momento en que ya no hay reparación; lo peor: tampoco repuesto. Se debe aceptar la realidad, cuando la máquina dice basta, respetar su decisión. Eso pasó conmigo. Maestro no me lo perdonó, siempre repite que se olvidó de mí. Lo repite tan seguido, una vez cada media hora, mientras alza la vista para lanzarme esas miradas de balacera por detrás del cuadrante de sus lentes. Bien sabe que no soy su fracaso, soy nada más que una máquina cansada aceptando –no como él- que llegó el momento de detención. Puede que haya sido un error, pero ya no hay más cuerda, un poco más de trescientos años me parecen suficientes ¿verdad?



Si tienen ganas –el tiempo aquí es un sinónimo- me gustaría contarles sobre algunos acontecimientos  de los que he sido testigo, por ejemplo, la noche en que Claude Tisserant llegó sigiloso, creyendo que todos en la casa dormían… ®  

Continúa           


Jeve y Ruma 

14 comentarios:

  1. Que loco el tiempo, cuantas letras se le han dedicado.... disfrute mucho d estas.
    CAriños!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta.

    Me dio pena la resignaciòn del reloj. Sabio, pero emotivo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me perdí un poquito en la introduccion, confieso.
    Me has hecho pensar en los relojes..especialmente en los antiguos, ser el tiempo mismo y mudo, testigo y complice de tantos sucesos..Siempre me impresionan los relojes que se detuvieron en una hora especial, de quien sabe que año, y quien sabe en que momento de que vidas.
    Abrazos por dos, gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, qué tristeza la del reloj cansado...!

    ResponderEliminar
  5. Amo los relojes , de hecho tengo una hermosa colección ( hermosa para mí , no por su valor), cuando alguno se para , por falta de Pilas , muchas veces he pensado , se Cansó , tengo que reponerle las Energías , quizás porque no me resulta sencillo aceptar que un día , no halla mas cuerda o pilas.
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  6. Bueno, esto parece la introducción a otras historias. Comenzó muy bien con un viejo relog que recuerda y cuenta...me gusta.

    Besos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Hola Chicos!!!:
    Me alegro de que estemos en contacto. Gracias por seguir mi blog. Yo también sigo el vuestro. Por cierto, para hacerse seguidor de vuestro blog, ¿dónde hay que registrarse?
    Besos,
    L.Fraga.

    ResponderEliminar
  8. Han tocado uno de esos temas que me atrapan: el tiempo, pero debo reconocer que me quedé con ganas de más. Espero que el reloj se apresure para ver qué sucede con este historia.
    Un gran abrazo.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  9. Interesante comienzo. Las reflexiones de la máquina cansada, se parecen a las definiciones sobre la edad de las personas. Espero...


    Alejandro

    ResponderEliminar
  10. Bueno, veremos donde nos lleva esta introducción.

    ResponderEliminar
  11. Esto promete. Apuesto todo a ello.

    ResponderEliminar
  12. Engranajes que se van desgastando, y en esa pausa invountaria, el tiempo deja lugar al recuerdo. Me hizo acordar a "La Casa# de Mujica Lainez. Interesante, nos quedamos esperando, vaya a saber en qué tiempo. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, a ver esas historias de tiempos y relojes.Prometen.

    ResponderEliminar
  14. Prometedor relato., lo seguiré atenta!!! Nana.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger