"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

martes, 5 de abril de 2011

Historias del reloj -Recuerdo de las 20:45

Claude Tisserant era un hombre de suerte y abusó de ella sin detenerse a medir consecuencias. Me había heredado junto a una pequeña fortuna que fue diezmando entre mujeres, noches, copas hasta que eligió la peor manera de recuperar todo.

          Su padre, Pierre Tisserant, supo ser un importante joyero de París. No era el favorito de los reyes, pero sí de la aristocracia francesa. Él me adquirió en un viaje por Berlín, aun sabiendo los años que ya balbuceaban mis agujas. Era un hombre inteligente, no por esta actitud hacia a mí, sino porque era hábil en el negocio de la compra y venta, además de ser un verdadero rufian a la hora de comerciar; capaz de vender joyas del mejor nivel y de las otras al mismo precio exorbitante,  sin que le temblara la mandíbula a la hora de pedir cada franco.

          Después de su muerte fui a dar mis servicios a Claude Tisserant. Conocí  los desvelos de maratones sexuales, me vi presenciando borracheras inhóspitas, alguna pelea sin sentido. Creo que supe antes que él cuándo comenzó a acabarse la suerte y el dinero.

          Vendió las últimas joyas pero se alejó de aquella vida lisonjera para “recuperarlo todo”. Esas palabras usó frente al espejo. Entonces me especialicé en otra actividad bien distinta: apuestas en carreras de caballos. Por aquellos años la actividad no estaba bien reglamentada en París. Tisserant fue lo que los apostadores llaman “un tierno”, fue  fácil como un faisán para los lobos. Duramos unos meses, con más pérdidas que aciertos. El traidor final fue Dynamite, un caballo mañoso al que Claude me apostó seguro de que ganaría la carrera. Pero el tal Dynamite o su jockey o la suerte que ya había dejado a Claude tiempo atrás; me hicieron cambiar de mano por primera vez sin que hubiera billetes o sentimientos de por medio.®

Continúa

Jeve y Ruma

14 comentarios:

  1. Muy bueno.

    Amerita la continuaciòn.

    A tomarle el tiempo a los caballos!!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nos seguimos leyendo, con gusto. Un abrazo fuerte desde el trópico. Salud.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, un rato como Claude nos mereceríamos vivir todos,no? Si....ya sé que no es poético pero me salió de adentro cuando leía detalles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A ver cuando llega la proxima entrega! me gusta esto de compartir los secretos de vida de un reloj. El pobre alli, inmovil, siendo testigo obligado de todo tipo de situaciones. La lectura se hace agil, muy clara y amena.
    Espero el suguiente.
    Abrazos por dos.

    ResponderEliminar
  5. Ah... ¿Por dónde andará tictaqueando el viejo reloj ahora?

    ResponderEliminar
  6. Sugiero capítulos más largos. La brevedad me inquieta como me inquietaban las historietas de la contratapa de los diarios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la lectura que se adquiere en esta expresión literaria tan bien llevada... dócil, distinguida, y con ese dejo que incita a la próxima continuación. Me encantó la originalidad de la cocina de un texto, paso a paso... genial, una excelente receta y mi admiración por esa cantidad necesaria que le han aplicado: "la idea". Lamentablemente estoy muy poco por el blog, pero me han atrapado, me gustan mucho este tipo de fusiones, felicidades por ello!! cada vez que pueda entraré.. Mis saludos a ambos, hermoso blog!!! Suy )-(

    ResponderEliminar
  8. Chicos muy buena narración y la historia va creciendo en interes...

    Los sigo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Gran entrada, con este relato del reloj =)

    http://dibujosdegerardogc.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Pocas cosas son tan adversas como que no te hayan vendido, simplemente apostado. Pobre reloj. Y pobres muchos seres humanos, tan "apostados" como el reloj.

    ResponderEliminar
  11. Dinamite, lo dinamito al pobre Claude. Veremos como sigue la historia.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  12. Me gustó muchísimo.Tiene la carga de originalidad y buena escritura a la que nos tienen acostumbrados.
    Entrar aquí es garantía de buen leer.Los saludo

    ResponderEliminar
  13. Interesante narración!!! sigo atenta... Nana.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger