"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

martes, 20 de septiembre de 2011

Cuarto de Prosa -Oslo



Por cuarta vez en el día Anselmo López extiende el planisferio sobre la mesa y busca la ciudad de Oslo. Con el dedo índice recorre, en una línea tan recta como el temblor de las manos le permite, el trayecto desde Buenos Aires. Los kilómetros nunca parecen tantos en los mapas.
Son las doce del mediodía y el teléfono aún no ha sonado. Levanta el aparato para observar que tenga el volumen al máximo. Piensa, pero igual revisa, ¿quién podría modificarlo? La campanilla está al máximo de volumen, es lógico, sólo él vive en ese departamento. López repasa la charla de hace unos días y le sigue sonando convincente aquella promesa:

-Te prometo que te llamo el sábado antes del mediodía.

Ahora le resulta una afirmación imprecisa. ¿Cómo no se le ocurrió preguntarle cuánto tiempo antes? ¿El mediodía de allá o el de acá? No es bueno creer en las promesas porque son invitaciones a una realidad hipotética, debería prohibirse el uso del verbo “prometer” y dejarlo para el uso exclusivo de algunos dioses.
López se incorpora y va en busca del retrato de Carmen. Lo coloca junto al mapa, la quiere como testigo si es que la comunicación se produce. Anselmo la observa, siente que los ojos se le humedecen, necesita decir algo para ono llorar.

-¿Vieja, sabés cuántos kilómetros hay entre Buenos Aires y Oslo? – hace una pausa y sonríe antes de dar la cifra. – 12142 kilómetros. ¡Sí! A mí también me parece un número imposible. ¿Te cuento qué hice? Traté de verlos en cuadras, jajaja, peor, vieja, peor.

No quiere admitirle a Carmen que se siente burlado, prefiere darle una esperanza a las palabras.
-Eduardo me dijo que llamaría ante de las doce, pero viste cómo es nuestro hijo; a lo mejor se demoró con algo más importante.

Anselmo hace gestos con la mano pidiéndole a la foto de Carmen que lo espere. Busca en la biblioteca el diccionario de español-noruego y el libro del curso junto con los apuntes. Nunca imaginó tener que aprender un idioma a esta edad. Le costó encontrar alguien dispuesto a enseñar noruego, pero lo hizo y se esmeró en aprender todo cuanto pudo. Busca entre los papeles las frases que eligió para pronunciar con cuidado, lo hizo con letra grande. Al encontrarla, lee la  primera con esfuerzo.

-Hei, jeg er din bestefor, je el sker deg. ¿Se entiende, Carmen? Sí, tengo que hacerlo más claro, pero me cuesta, ¿viste? Pucha, Eduardo podría haberse ido a España, ¿no? Sería todo más sencillo.

Repasa nuevamente la frase, menea la cabeza. Sólo quiere que su nieto Erik, de cinco años, a quien nunca vio ni escuchó, pueda entenderlo. Cuándo murió Carmen Eduardo ya vivía en Oslo y no pudo venir para los funerales; un año después nació el nieto que Anselmo ama sin conocer.

-Si hubieran estado acá, me habrían cambiado la vida, Carmen. Te imaginás, poder llevarlo a una plaza, al cine. Hacerlo jugar al fútbol. Pero están allá y por eso estudié noruego, Carmen, para por una vez poder decirle a ese nene que este viejo que vive en Buenos Aires, lo quiere.

Se le quiebra la voz a Anselmo.

-Eduardo me vive diciendo que consiga una computadora y la conecte a internet,  no entiende que para mí todo eso es tan incomprensible como el noruego.

Suena el teléfono. Anselmo da un respingo, busca el papel con las frases. Se da cuenta de que sólo practicó la primera. Le tiemblan las manos, levanta el tubo. Traga saliva para estar sereno.

-Hola…

Del otro lado de la línea llega la respuesta.

-Hola, abuelo. Soy Eric, te quiero -dice el niño esforzándose por pronunciar el castellano lo mejor posible.

Anselmo cierra los ojos, respira profundo, quiere hablar pero no puede. Y llora.®



Ruma

11 comentarios:

  1. Que bueno!

    Que relato emotivo.

    Me encanta.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El amor desafía cualquier impedimento, todas las barreras y derriba ese muro intangible de la distancia.

    No puedo reflejar en un frío comentario lo maravilloso que me parecido este relato.

    Gracias.


    Un beso


    SIL

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Ay Marcelo, me hiciste llorar a mí también!!

    Que linda historia, tiene tanto de verdad.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  4. hermoso... fuertemente emotivo... q bueno Ruma. un gusto. saludos amiga!

    ResponderEliminar
  5. Qué triste ¿No? Absoluta soledad. Y es una realidad que habremos de enfrentar algún día.

    Muy bueno,

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Una historia muy tierna, y me pareció de lo más singulares algunos aspectos de la narración,
    a veces la ansiedad deja un vacío grande; no en este caso, el llamado de Eric ha valido por todos los filos del verbo esperar.

    Me ha gustado, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, estos relatos cierran la sensibilidad. Un placer que, en este caso, describe con precisión ese mundo de distintos planos en el que la soledad nos sumerge, más cuando se van yendo hacia distintas ciudades y dimensiones los seres queridos. Me gusta mucho tu estilo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno Ruma! Las distancias....que terribles son a veces. Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Sos condenadamente imprevisible.
    Los finales te caracterizan.
    Éste, tranquilizadoramente feliz, en especial.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias por ese final. Una belleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me deben una lágrima, amigos mios! Con lo dicho por el escritor Ojeda está todo dicho.
    Felicitaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger