"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

miércoles, 9 de marzo de 2011

Cuarto con ventana al mar -En negativo

Irene no lo escuchó llegar. Cuando lo vio, Lalo ya estaba parado frente a la ventana, mirando a contraluz, los brazos levemente hacia arriba, las manos firmes a la altura de los ojos. Sostenía algo.
-¿Qué mirás?
Habían llegado hasta el punto de no saludarse. Por qué  fue quizá la pregunta que habría querido hacerle, pero no le quedaban ganas de terminar discutiendo como todos los días. Él sólo se encogió de hombros.
-Sí, ya sé, es un negativo. De quién, pregunto, ¿quién es?, ¿lo conocés?
-No sé, lo encontré en la vereda.
No hubo más palabras, Lalo dejó el negativo sobre un estante de la biblioteca y se encerró en el estudio.
¿Cuándo habían comenzado semejante declive? No podían precisarlo con claridad, simplemente sucedió y allí estaban bajando esa escalera, decolorándose; alguna vez enamorados, ahora una fotografía sobreexpuesta.
Irene, con desgano, tomó el negativo e imitó la postura de la ventana. En la película había dos imágenes. Se asombró –en el auge de la fotografía digital- de que fueran recientes, o al menos le pareció. El ser que habitaba dentro de estos dos cuadrados sepia era un hombre alto, adulto, caminando por la playa. Vestía una campera, quizá el día de las fotos habría estado fresco o ventoso. En la segunda impresión fumaba sobre un médano. Desde ese recorte de tiempo en celuloide el hombre le dedicaba una sonrisa, incluso levantaba una mano como llamándola. Aunque fuera pura alucinación a Irene le agradó pensar que el gesto era para ella, una galantería que no recibía desde… Le guiñó un ojo cómplice y ubicó al hombre sobre la biblioteca justo a tiempo; Lalo regresó por su tesoro y lo observó un poco más. Comenzó un juego macabro: todas las tardes, en vez de hablar, de una mínima comunicación, al regresar a su casa Lalo ejecutaba la rutina de la ventana. Ella hacía lo mismo cuando él no la veía. Reconoció que, al principio, ver esa fracción de vida paralizada en el estante de sus libros predilectos la ofuscó, pero no tuvo valor para echarla a la basura.
No hicieron preguntas ni dieron explicaciones, ya eran dos extraños, Lalo llegaba cada vez más tarde, Irene tenía mucho tiempo en soledad, tanto que logró hacerse amiga del hombre atrapado en la emulsión. Conversaba con él, compartía, cenaba, se emborrachaba, le hizo confidencias –demasiadas-.
Una noche la imagen de celuloide pareció estar en la cama. Fría e inmóvil. Tan conocida, extrañamente familiar. ®


Jeve y Ruma 

13 comentarios:

  1. certera postal de la comunicaciòn y la soledad... un gusto leerlos. mi saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que buen ritmo, tiene este relato.

    Muestra una triste realidad. La rutina mata el amor.

    Una pena.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Suele suceder, los seres nos cansamos unos de otros, algunas veces hasta un simple negativo nos puede enfrentar con nuestra soledad.
    Excelente texto.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  4. Buena entrada. Como nos acostumbramos a que ciertas cosas pasen......

    ResponderEliminar
  5. El acostumbramiento es el peor Enemigo! , debemos tratar de condimentar el Amor todos los días , aunque sea peleando , jaja, te lo dice una Peleadora Nata que hace 35 años está con el mismo Amor.
    Saluditos
    Cris//mujersdesincuentay

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente, somos responsables de nuestra incomunicación.

    ResponderEliminar
  7. Que buena historia.
    La mente de la mujer, corporizo la imagen... que lindo final abierto, cada uno lo completa.

    Saludos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Upas!!! primero suspiré, luego digo, carajo!!! que cierto este relato!
    Como siempre, grato placer!! Nana.

    ResponderEliminar
  9. Hay imágenes que despiertan otras. Cuando las cosas están mal en nuestras vidas, muchas veces vemos afuera solo lo que buscamos ver.
    Muy buen relato con muy buen ritmo.
    Beso.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó el relato, la forma en que está contado. Deja mucho a la interpretación del lector, y eso es muy bueno.
    A veces son cosas inesperadas las que desenmascaran el autoenagaño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué buen relato. Una triste realidad. No es fácil mantener viva la llama y apartar la monotonía y la costumbre.
    Gracias por pasar por mi blog, chicos. Les dejo besos.

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno; tal vez el final se deja ver un poquito (o, menos eso me pasó a mí).

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  13. Guillermo Grimaldi20 de abril de 2011, 19:17

    Me recuerda bastante a esa mujer que no miraba negativos, sino, leía cuentos y se fué desvaneciendo poco a poco, cuando no supo más cual era su realidad. Su vida era cuento, o contaba su vida?

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger