"Cuando voy a dormir cierro los ojos y sueño con el color de un país florecido para mí." Canción del jardinero, María Elena Walsh
gadgets para blogger

lunes, 11 de abril de 2011

Historias del reloj -Recuerdo de las 16:10

La vida es una dama ciega. Si no lo creen lean esta historia, juzguen mi enunciado y saquen sus conclusiones.

Corría el año 1931, fines de otoño, la luz natural apenas escurría su pobre luminosidad por las ventanas a esa hora de la tarde. Dolores Fonseca, en un arrebato de obsesión comenzó a limpiar los muebles. Uno a uno todos fuimos acicalados por el paño –adornos varios y yo- pero el portarretrato fue excluido del menester. Dolores lo pasó por alto con una sonrisa llena de maldad. Estaba jugando sucio y lo sabía. Era el tiempo de la tisis, los enfermos morían de a decenas, de nada servían los precarios cuidados ni tomar sangre caliente. 

Dolores tenía una hermana gemela: Felicitas, la dulce, como solían llamarla sus seres queridos. Ambas eran hermosas, cultas, de buena familia. Habrían sido confundidas si no fuera por la dulzura de Felicitas –algo de lo que entre varios dones su hermana carecía- y por una minúscula marca de nacimiento en la nariz de Dolores. “Nació con la M”, dijo la partera y marcó para siempre el destino. Según la gente de esa época, nacer con esa cicatriz era sinónimo de morir a temprana edad. En ese entonces no había demasiado conocimiento sobre las infecciones. A medida que fueron creciendo, Felicitas cada vez más tierna, atenta, “la preferida”. Dolores más demandante, más caprichosa. Sus exigencias continuaban siendo respetadas en la grey familiar. Ella tenía carácter, no necesitaba de dulzura. Felicitas se comprometió con Ernesto. Dolores bramó en silencio el haberse enamorado del mismo hombre y no ser correspondida.
Superaba el estigma de la M a salvo en el nido paterno hasta que llegó la tuberculosis. Los nidos humanos, por pudientes que fueran, no suponían barrera alguna para esta destructora.

La tisis se llevó amigos, familiares, a sus padres y a la sirvienta, quien murió sosteniendo que la muerte entraba a las casas y elegía a sus víctimas sólo con verlas en fotografías, lo mismo le daba. Dolores se aterrorizó, creyó a pie puntillas en ese mito propio de ignorantes, mucho era el desconocimiento y el caos; Felicitas no estaba para tonterías, mucho era su dolor por el duelo. Fue así como este servidor vio a Dolores, enajenada de miedo y rencor, tomar el portarretratos con su imagen y colocar sobre ella la foto de su hermana. La doliente Felicitas no lo notaría. 

Si la vida es una dama ciega, también la muerte y ninguna de ellas sabe de medicina, sólo hacen su trabajo. Felicitas enfermó, Dolores debió cuidarla, enterrarla, llevar flores a su tumba. Quedó sola. Y feliz, pensarán. Quizá lo haya sido por un tiempo. Cuando la tuberculosis no tuvo más a quién llevarse, se retiró. Pero Dolores no pudo festejar. Otra infección sin nombre ni remedio fue carcomiéndola despacio, como haciendo justicia. La M en su nariz creció tanto que no había maquillaje capaz de disimular esta cicatriz. Antes de caer –absolutamente debilitada- sobre el piso del living estiró una mano hacia mí. Yo no pude hacer más que marcar la hora… ®


Jeve y Ruma 


9 comentarios:

  1. Puro realismo mágico en esta espléndida narración. Todavía no se conoce a nadie que haya conseguido burlar a la muerte. Esta conoce todos los recovecos de la historia del reloj.

    Mi felicitación por tan magnífica narración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso!! Por fin entraron en mi lista de seguidos, parece que antes no había hecho bien las cosas y los tenía abandonados. Sus cuentos son un placer.

    ResponderEliminar
  3. sorprendente relato, amigos. mi saludo admirado!

    ResponderEliminar
  4. Lo que más me gusta del escrito es la capacidad que tienen para el detalle, la descripción, vengo luego de un tiempo a donde mis amigos, perdonen la tardanza, en realidad soy yo la que pierdo, excelente literatura por acá.

    Saludos y abrazos

    mepm

    ResponderEliminar
  5. Bueno como siempre , un relato perfectamente hilado , atrapante y sin fisuras , tu sí que sabes escribir , que envidia!
    Saludito
    Cris//mujeresdesincuentay

    ResponderEliminar
  6. Wawww...!!

    Me gustó. Es una historia diferente, bien lograda y mejor escrita. Chicos: felicitaciones.

    besos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Será la infeccion de la conciencia, quizas. Me gusta y destaco el manejo del tiempo: comienzan la historia por la mitad -digamos- con la escena del portaretrato, pero dando los datos necesarios y que no revelen demasiado, y luego de eso nos cuentan cosas que sucedieron antes y que sucedieron despues, todo sin que el lector pierda interes. Me gusta esta manera sutil de mantenernos atrapados y dar detalles y datos pero sin quitarnos la sorpresa.
    Un abrazo amigos! Espero mas historias.

    ResponderEliminar
  8. Seee... este es superior a los otros. Me encanto el aire de Denevi y los ambientes silenciosos que preanuncian la muerte.
    Aplausos chicos, aplausos.

    ResponderEliminar
  9. Ahhh, implacable...., antes o después a todos les llega su hora, capítulo de verdadero placer! NAna.

    ResponderEliminar

Despensa

gadgets para blogger
Se ha producido un error en este gadget.

Cuarto de Regalos

Para Jeve y Ruma

Para ti, que escribres...

Broten las palabras de tu espíritu al papel

y dejen huella

de tal modo que permanezcan vivas, eternas en la roca testimonio de tu luz

y fuego en la luz de las estrellas.

Rodolfo Piay
http://visionesdeojosabiertos.blogspot.com/
English (auto-detected) » Hungarian








English (auto-detected) » Hungarian




English (auto-detected) » Hungarian


English (auto-detected) » Hungarian

Estamos en


Anuncios Clasificados

Sitiopedia
English (auto-detected) » Hungarian


trucos blogger